Durante el verano, Kairós organizó dos viajes de misión para adolescentes a Agua Prieta, México. Un equipo de jóvenes hombres y mujeres dedicaron diez días derribando viejo tugurio y construyendo una nueva casa de ladrillo y concreto para una familia mexicana.