Unos 700 miembros de 11 comunidades de la Región de Europa y el Medio Oriente de la Espada del Espíritu (y algunos de más lejos) se encaminaron a un pequeño pueblo en el noreste de Bélgica para tener unas vacaciones juntos.