Nuestro Llamado

Nuestro llamado

Nuestro Llamado La Espada del Espíritu

En la Espada del Espíritu estamos llamado a ser “una comunidad de discípulos en misión“. Esta frase resume lo que DIos nos llama a ser (nuestra naturaleza) y lo que Dios nos llama a hacer (nuestro propósito). Este es el llamado de la Espada del Espíritu y también el llamado de cada comunidad local.

En toda época el Señor llama a hombres y mujeres para que lo sigan a él, a que dejen de lado la inquietud por su propia vida, y a que, confiando plenamente en su gracia, se entreguen generosamente a su servicio.

Nosotros hemos oído el llamado de Dios, un llamado a servirlo a él y a su pueblo en este tiempo, un tiempo de prueba y de desafío para el pueblo cristiano, un tiempo en el que él está derramando su Espíritu para renovar, restaurar y unificar a su pueblo.

Él se ha dirigido a nosotros como “La Espada del Espíritu”, un nombre que representa nuestro papel como organismo misionero que da testimonio de la palabra de Dios en esta época de combate espiritual. En respuesta a este llamado, hemos formado una asociación internacional ecuménica para poder congregarnos más eficazmente desde muchas naciones, culturas y tradiciones cristianas. Debemos estar vinculados en alianza con Él y unos con otros en comunidades locales y en una comunidad internacional de comunidades, para poder realizar la misión que él nos ha encomendado.

En resumen, vivimos nuestro compromiso cristiano, unidos por una alianza, un modo de vida en común y dedicados a un propósito y misión en común.