Ser ecuménicos

Ecumenical

Ser ecuménicos

Creemos que Dios nos ha llamado a estar juntos desde muchas tradiciones e iglesias cristianas para ser un testimonio vivo del propósito de Dios para su pueblo de “reunir en él todas las cosas, tanto las del cielo como las de la tierra” en su Hijo Jesucristo (carta de Pablo a los Efesios 1:10). Vivimos como hermanos unidos en un compromiso común y en un modo de vida común el cual nos permite apoyarnos unos a otros en vivir una vida celosa y disciplinada en Cristo, y al mismo tiempo respetar aquellas diferencias entre nosotros que reflejan nuestros diferentes contextos de iglesia y nuestros compromisos cristianos.
Creemos que podemos discernir en este momento de la historia un gran trabajo del Espíritu Santo para unir al pueblo cristiano en un reconocimiento mutuo de su filiación común en Cristo, un reconocimiento que puede formar un fundamento sólido desde el cual lidiar con muchas preguntas importantes que aún dividen al pueblo cristiano.
Creemos que el Señor desea superar las divisiones entre el pueblo cristiano (Evangelio de Juan 17:22-23). Por lo tanto nos unimos unos a otros como hermanos tanto en una respuesta a la forma en que Dios ha actuado en medio nuestro como en la creencia de que esto promueve la obra del Señor por la unidad y contribuye a la vida de las distintas iglesias y de todo el pueblo cristiano. Lo hacemos humildemente, reconociendo que nuestros esfuerzos son solamente una pequeña parte de lo que Dios está haciendo en el mundo actualmente.