¿Y si no me preguntaron? – Sarahí Anleu

Vida comunitaria hijos no me preguntaron

¿Y si no me preguntaron? – Sarahí Anleu

 

por Alina García Hernández

Dios ha bendecido a la Espada del Espíritu abundantemente y de distintas formas. Ha sido su idea que nuestras comunidades existan y vivan de una forma tan peculiar. En nuestras comunidades buscamos vivir radicalmente el llamado en una relación de alianza con otros hermanos.

Nuestras comunidades se integran de familias y solteros. Sin embargo, muchos de los jóvenes que hoy viven este estilo de vida han sido llamados de una manera singular – algo que incluso nuestros fundadores no pudieron experimentar.

Muchos de nosotros hemos llegado a la vida comunitaria sin ser “consultados”, simplemente nacimos o crecimos aquí. Tengo la certeza de que Dios lo quiso así por una razón. Confío plenamente en que hemos sido escogidos de esta manera para ser y para hacer algo especial para Dios.

Me he dado a la tarea de conocer el punto de vista de diferentes hermanos y hermanas que lo han vivido así y voy a publicar una historia cada vez. Esta es la historia de esta semana:

 

Sarahí Anleu, Comunidad Jésed, Monterrey, México

Para mí, la escogencia de Dios ha sido una constante entrega y abandono en cada área y etapa de mi vida, experimenté su escogencia desde la adolescencia pues me protegió y me guio en buenos ambientes y me alejó de cierto tipo de personas (que hubieran sido una mala influencia para mi).

Tuve mis dudas sobre el llamado en mi adolescencia debido al trato que recibía de parte de mis compañeras. Siempre ha sido un reto para mí poder tener relaciones estrechas en comunidad con las cuales caminar hacia Dios.

Por años no solo me sentí, sino que fui el “bicho raro” y no por ser una mala persona sino, al contrario, por querer hacer las cosas bien y darle una oportunidad al llamado en mi vida.

Sinceramente, no sé si habría llegado o elegido comunidad por cuenta propia, la verdad es que aun a veces me es difícil aceptar todo lo que conlleva el llamado y más cuando no estoy de acuerdo con otras personas por sus actitudes o acciones. Al final si este es mi hogar. Dios me habría traído de alguna u otra forma, pero el amor y celo que tengo no habrían crecido de la misma manera.

La voluntad de Dios es perfecta y todo propósito de él en mi vida tiene una plan perfecto a pesar de que no siempre me guste o me sea fácil, haber nacido en comunidad fue prácticamente su forma de decirme que soy especial para él, que me pensó muy bien al crearme, que me ama y que el llamado es mi hogar, el cual tendría que abrazar y perdonar a pesar de todo.

Mi visión de felicidad está basada en Cristo. En una oración donde los padres oraron por los hijos, Él me dijo que este era el lugar donde me quería, que sabía cuánto había sufrido y que él no era ajeno a esto sino que él quería que abrazara el llamado porque él me necesitaba para ser un pilar dentro del baluarte.

Yo no puedo negar que su plan mí al nacer en comunidad sea perfecto. Yo soy feliz por ser hija de Dios y si es en comunidad donde él me quiere, lo abrazo felizmente. Me he entregado en todo, servicio, compromiso, amor, lealtad. Le he permitido a Dios reafirmarme su llamado en cada retiro, encuentro, conferencia, misión y toda actividad a la cual he asistido y estoy dispuesta a vivir y dar mi vida por este llamado pues creo en el llamado y en el que hace ese llamado.

Verdaderamente animo a todo joven que ha sido invitado por Dios al nacer dentro de este pueblo a darse la oportunidad de descubrir – a través del servicio, las actividades, oraciones y personas – que vale la pena.

No es fácil – para mí no lo fue, ni lo ha sido – pero vivir el llamado me ha dado libertad, fuerza, amor, carácter, madurez y misericordia y eso no lo encuentras fácilmente hoy en día.

Los invito a darle la oportunidad a Dios de manifestarse en sus vidas, dando todo nuestro tiempo, compromiso, atención y entrega. Realmente vale la pena.

 

¡Me encanta que no me hubieran preguntado! Doy gracias a Dios por la bendición  de poner en nosotros ese regalo especial para esta vida que pensó, porque nos pensó para vivirla, amarla y defenderla tal cual la causa de Cristo. ‘

Yo soy hija comunitaria y soy hija de Dios.

Alina María García Hernández,  Verbum Dei. Mexicali, México.

 

______

Alina García es miembro de la Comunidad Verbum Dei en Mexicali, México. Sarahí Anleu es miembro de la Comunidad Jésed en Monterrey, México.

Avatar

5 Comentarios

  1. Avatar
    Masiel Ga 05 Oct 2018 Responder

    Me encantó, gracias por esta gran idea.

  2. Avatar
    Dorita de Xicará 02 Oct 2018 Responder

    Tengo la bendición de conocer a ambas y me encanta esta iniciativa. Gracias por abrir una parte de sus vidas para animar a otros. Las quiero princesas del Señor.

  3. Avatar
    Bayardo Jose Ortega Henriquez 30 Sep 2018 Responder

    Bayardo Ortega (Comunidad Pequeña Israel Granada NIcaragua).

    Excelente historia debería de narrar más historia de lo que el señor hace en la vida de los Jóvenes Valiente en Cristo, muchos jóvenes de nuestras comunidad no se han dado cuenta de la bendición de Nacer y Crecer en Comunidad y como el señor los prepara para tener una vida llena de bendición, contra un mundo lleno de mucha maldad y otras cosas que ya conocemos y prefiero no mencionar. pero si he visto a nuestros Jóvenes ser triunfadores en Cristo. logras alcanzar sus metas tanto espirituales como profesionales. cuando cristo actúa, hay orden disciplina y sobretodo amor en su corazón. Dando a los demás mucho entusiasmo, para convencer con su testimonio a otros jóvenes que necesitan conocer al señor, porque solo así podemos obtener un mundo nuevo y es la promesa de Cristo para nuestras comunidades.

    Gloria A Dios.

  4. Avatar
    Hilda 28 Sep 2018 Responder

    Felicidades Alina muy buena historia Dios te utiliza para llamar a otros jovenes a que Lo conozcan, gracias por tu servicio.Dtb

  5. Avatar
    Karla Ibarra 27 Sep 2018 Responder

    Felicidades sobrina, por esta iniciativa.
    PD: “Bichos raros” ¡Gloria a Dios!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.